DIOSA DEL MAR: IEMANJA

7101 0
DIOSA DEL MAR IEMANJA - Mystic Attitude

Poco se sabe acerca del origen de la vida en la tierra, en lo que si se está mayoritariamente de acuerdo es que fue en el Agua. El Agua como posibilitadora de vida en la tierra no es solamente una evidencia científica, o una forma políticamente correcta de afirmar nuestra dependencia a un recurso natural, es también un reflejo de recuerdos inconscientes de nuestro estado uterino. La mayoría de las religiones de la humanidad han localizado en los océanos infinitos previos al tiempo, el origen de la chispa vital. La astrología no es la excepción. ¿No es acaso Aries quien emerge encendido, de las profundidades del océano de Piscis? ¿No es acaso Cáncer, con su planeta regente la Luna y su Casa IV los que nos permiten visualizar en una carta el Origen de la persona, su relación con su Madre, como era el hogar en el que nació, etc.?

La Luna canceriana es el símbolo de la maternidad del Agua. De la misma forma otras tradiciones espirituales han vinculado a su vez el Agua, la maternidad y la Luna. Hoy profundizaremos sobre el Arquetipo Lunar del panteón yoruba: Iemanjá cuyo día se celebra el 2 de febrero.

Durante el atardecer de este día paseando por las playas de Brasil, Cuba, Uruguay y muchos otros lugares de nuestro continente, veras centenares de velas ardiendo en honor de la diosa: los fieles que buscan su protección las han encendido. ¿Pero quién es esta mujer que llaman la Gran Madre?

Iemanjá también llamada Yemanyá o Yemonyá, e incluso Janaina, es un Orixá femenina fundante de religiones como la Santería, Candomblé, Umbanda, y otras Afro-americanas, originaria del panteón Yoruba de la zona de Nigeria y trasladado al continente americano en el periodo del tráfico de esclavos.

Como patrimonio de las tradiciones africanistas es representada como una mujer negra vestida de azul, celeste o blanco con grandes senos símbolo de la fertilidad. Gracias a la influencia europea luego se la vio también representada como una sirena. En el Sudeste de Brasil es una mujer de piel blanca, con largos cabellos negros y lisos y ropa azul, como una especie de hada, vestida en una larga túnica, bien amplia adornada de estrellas doradas; surgiendo de las aguas, coronada con una diadema hecha de perla, teniendo en lo alto una estrella de mar. Aparece más joven, con pequeños senos y el cuerpo curveado. Es está quizás la imagen más reproducida en las santerías de los barrios.

Durante toda la noche del 2 de febrero, en la arena de las playas, le hacen sus alabanzas, le dan las gracias y hacen sus pedidos sobre todo: protección para la familia, fertilidad y seguridad para aquellos que trabajan con las aguas. Le ofrecen presentes y se bañan con su agua, donde le son ofrecidas velas y flores, lanzadas al mar en pequeños barcos artesanales. La celebración envuelve miles de personas que, vestidas de blanco, salen en procesión a realizar sus trabajos de devoción en la arena. La celebración también incluye el tradicional «baño de pipoca» y las siete ondas que los fieles, o incluso seguidores de otras religiones, jalan como forma de pedir suerte a la “Madre de todos”. Y es que su culto se ha extendido popularmente y ha sido tomado por muchas corrientes espirituales y personas sin importar su religión, posiblemente por la belleza de su liturgia y la riqueza simbólica de su arquetipo que de una y otra forma resuenan en el inconsciente colectivo.

Es legendaria su fama como madre y en innumerables relatos tradicionales se la describe severa y protectora, matrona de formas opulentas y con muchos hijos. Afable, dulce, un poco rígida y con una relación sumamente maternal con todos la que la rodean. Como buena matriarca siempre está intentando influir en el destino de todos aquellos que están bajo su responsabilidad. No tolera la mentira, la ofensa y menos aún la traición y da gran importancia a la amistad, la rectitud, la jerarquía y el respeto. Comparte con Oxúm el poder de la gestación y la procreación. Gobierna sobre las familias, creando los vínculos necesarios para que permanezcan unidas y en armonía.

Vela por sus hijos especialmente aquellos descendientes de pueblos esclavizados o inmigrantes que han tenido que cruzar sus aguas por razones de fuerza mayor. Su importancia procede sin duda de que gracias a ella los sobrevivientes africanos no perecieron en las bodegas de los barcos negreros. Todos los que se libraron de la muerte, lo primero que hicieron, al desembarcar en tierra firme, fue erigir un altar a la diosa del mar para agradecerle que no les hubiera llamado junto a ella.

Iemanjá es representada por diversos objetos, comidas, ritmos, y músicas:

Nombre Original: (Yeyé: madre – Omo: hijo – Eyá: Peces)

Sincretismos: Nuestra Señora de la Conceição (Brasil 8 de diciembre) Virgen de Regla (santa patrona de los puertos de La Habana, Cuba, 8 de septiembre) Stella Maris/ Virgen de la Candelaria (Latinoamérica, 2 de febrero), Nuestra Señora de los Navegantes (Porto Alegre, sur de Brasil, 2 de febrero de cada año desde 1870) a veces también es llamada Janaina.

Baile: Durante los trabajos espirituales donde esta deidad es incorporada sus hijos bailan con mucha levedad, tranquilidad y sutileza. El ritmo es parecido al del océano, y Iemanjá baila pareciendo acariciar las ondas del mar. Además de la leveza y ondulación del agua, Iemanjá representa la fertilidad a través de su baila.  los gestual de las manos acuerda caricias en el agua. Su desplazamiento es suave, ligeramente contenido, como si flotara o caminara dentro del agua. Durante sus manifestaciones, acostumbra a utilizar diversos objetos o herramientas en el color plata, entre las cuales se destaca el adé (corona), abèbè (abanico de metal con o sin espejo), obé (espada, o cuchillo) entre otros.

Día: viernes.

Símbolo: la luna, las estrellas, un abanico (abebé) de plata o de latón plateado, redondeado y con un pez o una sirena en el centro.

Planeta: Luna.

Elemento: agua.

Chakra: Primero, Segundo, Tercero.

Numero: 8.

Color: azul/blanco/ celeste/ lila muy claro.

Saludo: omio odo / Odoyá / Odoiá – significa Madre de las Aguas.

Atributos: el mar, el hogar y la familia—

Patronazgo: Reina del mar, representante de la fertilidad, gran protectora del hogar y la familia, de los barcos, los pescadores.

Ofrendas: Cangiga blanca en forma de estrella de ocho puntas. Comidas: platos preparados a base de maíz blanco, aceite, cebolla y sal. Miel, perejil coco. Flores: claveles blancos, rosas blancas, jazmín, lirios, azucenas, orquídeas blancas, flores de azahar, magnolias, hortensia.

Animales: Chiva, gallina blanca, palomas blancas.

Objetos: remo, timón, ancla, pescado, alianza, bucios, caracoles de todas clases, monedas, peine, espejo, corazón, piedras marinas y conchas, guardadas en una porcelana azul.

Frutas: coco, uva blanca, sandia, pera, caña de azúcar, cereza.

Hierbas: lavanda, verbena, albahaca, menta, azahar, mejorana vid, palmera de coco, peral, cerezo.

Metales: plata, estaño.

Espíritus de la naturaleza: sirenas, ondinas, pejemulleres.

Partes del cuerpo: Vientre, cabello, brazos, huesos de los brazos, huesos de la cintura pélvica.

Lugares: en la orilla del mar o de los ríos o dentro del agua.

Características predominantes de la personalidad con su regencia: Los hijos tienen gran importancia en la vida de alguien que posea ese arquetipo como parámetro de la personalidad y la relación con ellos, puede ser cariñosa, pero nunca olvidan conceptos como respeto y jerarquía. A pesar del gusto por el lujo, no son personas demasiado ambiciosas ni obcecadas por su carrera. Se detienen más en lo cotidiano, sin hacer planes para actividades a largo plazo. Vínculos maternales con todos sus allegados, buena memoria, un poco resentidas, intentan solucionar la vida de quienes las rodean sintiendo que están «bajo su responsabilidad». No tolera la mentira y la traición. Por eso, sus hijos demoran en confiar en alguien, cuando finalmente aceptan a esa persona en su verdadero círculo de amigos, no olvidan una ofensa o una traición. Físicamente, existe cierta tendencia para la figura «redondeada» como en los Cancerianxs. Una mirada calma (a pesar de cierta tendencia a súbitas irritaciones) también forma parte de esas características. En las mujeres, es posible que los senos sean grandes o precozmente caídos. Problemas vinculares con el sexo masculino, dada su cualidad de progenitora única, por momentos enemistada o traicionada por los hombres.

No hay comentarios on "DIOSA DEL MAR: IEMANJA"

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *