Los gatos negros y el misticismo

42 0
gato negro

El gato negro, es un animal que posee mala fama para diferentes culturas. En Latinoamérica, cruzarse con un gato negro significa que vamos a tener “mala suerte”. Esto proviene del vínculo entre los gatos y la brujería. A continuación, describiremos la simbología de estos animales incomprendidos.

La Caza de Brujas:

En los Estados Unidos, a partir de 1690, hubo lo que se conocieron como juicios por brujería. Si una mujer era juzgada como bruja, tenía que presenciar un juicio donde se determinaba su destino. Normalmente, lo perdían y eran sentenciadas a la pena de muerte.

En otras ocasiones, las torturaban hasta confesar su verdadera naturaleza. En este proceso, no sólo morían las supuestas brujas, sino también sus mascotas. Los gatos también acompañaban a su dueña en la hoguera por la creencia de que poseían en su interior los espíritus de parientes o de otras brujas.
Es por ello que, desde la edad media, los gatos negros, eran considerados mágicos. Se cree que poseen características místicas, que los hacía los mejores compañeros de las brujas. Por otro lado, se consideraba que las brujas, podían cambiar su forma humana y transformarse en un gato.

Incluso antes de la cacería de las brujas, la religión católica dictaminó un decreto por parte del Papa Gregorio IX diciendo que si el gato negro no poseía un mechón blanco en su pecho debía ser eliminado, ya que significaría que tenía el demonio en su interior. Otros clérigos fomentaban la matanza de gatos y casi con ello su extinción. La realidad es que en la Edad Media, la Iglesia Católica, estuvo determinada a eliminar cualquier ser o creencia que compita con su dictamen. Es por ello que como excusa para la matanza tanto de personas como de gatos, los vinculaba con el diablo, impregnando el miedo en las personas y generando que estas hagan lo que la iglesia quiera.

gato negro

Photo via persik via VisualHunt.com

Una mirada cultural:

Más allá de la mala fama que puedan tener en los Estados Unidos, Latinoamérica o en muchas partes de Europa, en otras culturas se los considera como animales que nos brindan buena fortuna. Por ejemplo, en Escocia y Japón los gatos negros nos avisan que tendremos buena suerte en los días que vendrán.

No olvidemos que, para los egipcios, este era un animal sagrado ya que una gata negra era la representación de la diosa Bastet, conocida por ser la protectora del hogar. Muchas personas tienen pequeñas estatuillas de una gata negra como un símbolo de protección. Los egipcios, momificaban a los gatos una vez que pasaban al inframundo porque se creía que Bastet estaba dentro de ellos.

La verdadera esencia de los gatos es ser nuestros protectores místicos. Más allá de los ejemplos, fueron venerados en muchas otras civilizaciones por sus características mágicas, y por ser los protectores del inframundo. En la cultura nórdica la diosa Freya se caracteriza por tener un carro conducido por dos gatos. Es por ello que estos animales, brindan buen augurio a las familias.

Conclusión:

Podemos concluir con que la mala fama del gato negro proviene de creencias religiosas y populares que no tienen nada que ver con la realidad genética del propio animal.

Psicológicamente, por el color oscuro del pelaje del gato, los ojos resaltan mucho más y tal vez esto también genere que se lo vincule con lo oscuro y la magia negra. No olvidemos que culturalmente “el color negro” siempre estuvo vinculado con el concepto de oscuridad, con la noche, lo oculto, la magia negra lo que no podemos ver y por ello no es coincidencia la gente le tenga temor a todo lo relacionado con este color.

Por otro lado, el gato no se caracteriza por ser un animal obediente. Sino todo lo contrario, son seres mucho más independientes y esto para muchas personas es algo desconcertante. Deberíamos ver estas características como virtudes, ya que los gatos nos enseñan la importancia de ser libres y de hacer lo que sintamos y no lo que nos dicten.
Así que podemos finalizar diciendo que los gatos no nos dan ni buena ni mala suerte, sino el amor de su compañía. Sean del color que sean, estos animales son fieles protectores y si estamos dispuestos a adoptar uno, nos darán todo su amor y cariño.

Photo credit: Tria-media_Sven via Visualhunt / CC BY-NC-ND

No hay comentarios on "Los gatos negros y el misticismo"

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *