¿Cómo preguntamos en una consulta de tarot?

204 0
Consulta_tarot

La realidad es que nadie puede decirnos qué preguntar. Aunque es importante saber cómo lo preguntamos y las limitaciones que existen en las respuestas. Normalmente, uno no realiza una pregunta sino que indica tópicos como: trabajo, amor, familia o amigos. Por otra parte, las cartas tienen mucha carga simbólica, poseen un lenguaje espiritual y es por ello que la forma en la que expresamos lo que queremos saber tendrá que ser con consciencia.

Pasado, Presente y Futuro

Antes que nada es importante aclarar que las cartas no nos dicen el futuro. Sino que son la relación que existe entre la energía del tarotista y la energía del consultante. Las mismas cuentan cómo estamos en el momento presente, tanto en el plano terrenal y espiritual.
En el caso de lo que vendrá, las cartas sólo dicen lo que siente el consultante que puede llegar a pasar en el futuro. Todos tenemos proyecciones y es importante ver si lo que nosotros visualizamos es bueno o si es un reflejo de conflictos que tuvimos en nuestro pasado. Seamos conscientes que no sólo comunicamos hacia fuera sino también hacia dentro de nosotros.

Las respuestas

No podemos esperar que las cartas nos solucionen la vida porque sino no vamos aprender a resolver nuestros problemas. El tarot, nos habla sobre nuestro cosmos, de nuestra energía del momento. Con ello, nosotros poder tomar nuestras propias decisiones.

Las preguntas

En el caso de las preguntas, es necesario profundizar. Lo mejor es preguntar desde un lugar más emotivo. Por ejemplo si preguntamos por alguien, lo mejor es preguntarnos lo que dudamos desde nuestro lado emocional. Por ejemplo: ¿Cómo se siente esta persona cuando estamos juntos?, ¿Vino a mi vida para darme una enseñanza? ¿existe una conexión amorosa o en realidad es una amistad?
Como podrán ver, estas preguntas contienen una profundidad distinta en comparación a:“Quiero saber de tal persona”. Si preguntamos de esa manera, entonces las cartas van a responder cómo es esa persona y no la conexión que existe entre el/ella y nosotros.

Períodos de consultas

Cuando se trata de una carta natal, lo mejor es hacerlo una vez por año. En el caso del tarot, deberá ser una vez cada dos/tres meses. Se necesita el paso del tiempo para ver el proceso evolutivo del consultante.

Conclusión

Para que una respuesta sea enriquecedora, la pregunta tendrá que permitirle a las cartas responder en profundidad. Ni el tarot ni nadie puede indicarnos cómo hacer las cosas porque sino nuestras reacciones, no serían genuinas. Si yo me encuentro en una situación y no tomo la responsabilidad de resolverla de la mejor forma posible, para el mayor beneficio de todos los involucrados, entonces es muy probable que esa situación se repita en mi vida.

 

Photo credit: Loving Earth via Visual hunt / CC BY-NC-SA