Uriel: el Arcángel de la paz

32 0
oracion_arcangel_uriel

Los arcángeles tienen un gran poder, pues ellos tienen el privilegio de estar muy cerca de Dios. Tenemos la obligación de tomarlos en cuenta al momento de realizar nuestras plegarias pues ellos serán nuestros portavoces en la corte del cielo.

Entre uno de esos arcángeles nos encontramos a uno particular, lleno de una gran energía capaz de envolver nuestras vidas en las más absoluta paz, ¿ya saben de quién les estoy hablando? Para los respondieron Uriel, acertaron.

¿Quién es el arcángel Uriel?

Es el arcángel de la paz, también se le conoce como el ángel que tiene la presencia de Dios. Encomendarnos a él es contar con la garantía que le dará la calma que nuestro cuerpo, mente y espíritu necesitan.

Son muchas las personas que suelen rendirle cultos en altares, en oraciones porque además de ser el arcángel de la paz, es uno  los 7 espíritus que tienen presencia  en la corte celestial, es decir, que tiene muy cercanía con el creador de nuestro universo.

Pero eso no es todo, pues su nombre también aparece en diferentes versículos y pasaje del libro sagrado, conocido como La Biblia. Junto a Miguel, Gabriel y Rafael tienen el respeto y la lealtad de muchas personas que siguen paso a paso la ruta de los arcángeles.

¿Qué significado tiene el nombre de Uriel?

Con solo decir el nombre de Uriel estamos de alguna manera invocando la paz, invocando que ésta haga de nuestro espíritu su morada indisoluble, por lo que  es bueno tenerlo en cuenta en cada una de nuestras oraciones.

Eso no es todo, Uriel  se representa con “el fuego de Dios”, es decir, ese fuego que se lleva todas las malas energías, ese fuego que transforma nuestro camino en algo que valga la pena, en algo donde la paz sea siempre una constante.

Es la fuerza que guarda todo el poder que necesita nuestra vida para que jamás nos veamos inmerso en situaciones o momentos que no podemos resolver; siempre y cuando caminemos de la mano de Uriel, tendremos la garantía de ir por el camino correcto, de evitar cualquier perturbación espiritual y mental.

La paz es lo que necesitamos para jamás ser presa de angustias y pesares, para ello comienza a transitar el camino de Uriel, quien te permitirá tener una conexión entre lo divino y terrenal; pero siempre con la paz por delante.